Museo Casaleon

Sala Arqueológica, Galería de arte y Bed & Breakfast

Galería de León Ricaurte

Ricaurte Miranda, artista de legítima autenticidad, vive prisionero de sí mismo. Prisionero de su afán de tomar la belleza por las crines, de hacerla totalmente suya para, después regalarla. Lo miramos en su hermoso anhelo; no le queremos insinuar que es una imposible; y callamos. La búsqueda de los privilegiados es nuestro regocijo. El encuentro total sería el fracaso.

Por allá, más allá, más acá, ha andado Ricaurte haciendo arte. Sabemos de sus triunfos en nuestro pedazo de tierra. Triunfos, laureles del hombre en el camino. Porque nunca se vence. La belleza es inderrotable. Está allí, inmanente, muerta de risa, ante nosotros. Valgan los intentos. Honor a los intentos. Honor a Ricaurte, pintor y hombre, por lo que no tenemos y él nos da de sí.

 

                                                                         WALTER BELLOLIO - 1969

 

León Ricaurte es una de las personalidades más recias de la pintura ecuatoriana. Su trayectoria es mucho menos errática que la de la mayoría de sus contemporáneos; primero incursiona en el abstraccionismo y luego hace minuciosos dibujos estereográficos.

 

Hacia 1968 ya ha integrado las diferentes técnicas de textura más algunos elementos del collage, e inicia sus grandes ensamblajes con dos temáticas bien diferenciadas: una, donde entre anchas y energéticas franjas típicas del abstraccionismo de Kleine o de Viola, aparecen rostros distorsionados y patéticos, casi chinescos; y otra, donde predomina un objetivismo neorrealista que sugiere entrañas de máquinas o representa casi figurativos mecanismos metálicos.

                                                                       MARIO MONTEFORTE

                      “Los Signos del Hombre” – 1985

  Diamante azul - Acrílico y empaste

 Puesta de sol en la Diablica -  Acrílico

 

  

Guitarras - Ensamble 

Collages, ensambles y arreglos objetales ricos de sentido son, pienso, el aporte más personal, característico consistente de Ricaurte a la plástica ecuatoriana de estas dos últimas décadas. Pero el signo que ha presidido la carrera del artista ha sido, no la persistencia, sino la inquietud.

 

H. RODRÍGUEZ CASTELLO

                                    Revista Diners - 1986

 

 

Cada vez que León Ricaurte nos visita, viene con una carga inmensa de valores estéticos y testimonios de un trabajo en soledad que recoge una de las experiencias artísticas más ricas de las plástica contemporánea del país y que, al mismo tiempo, anuncia nuevas producciones en el futuro inmediato.

 

Ahora, en su muestra, ese fardo de novedades y vivencias plasmadas en obras de arte, está en sus hermosos “anamórficos”, preferentemente en sus suburbios, en los que más que la representación del elemento casas, lo que interesa es la sinfonía permanente de la línea, su presencia continua, reiterativa y, al mismo tiempo, creadora de innumerables variaciones

 

JORGE DÁVILA VÁSQUEZ - 2000

 Retablo colonial - Óleo y pan de oro - Serie  anamórfica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Árbol de la vida - Collage y acrílico - Serie anamórfica 

 

 Bodegón gris - Collage y empaste

 

 Bodegón rojo -  Acrílico y empaste

 

  

 Bodegón azul - Acrílico

Webs Counter

Casaleon en Trip Advisor

Nuestros visitantes

Send to a friend

Leon Ricaurte

 

León Ricaurte on Facebook